GPD es una empresa china que se ha especializado desde sus inicios en combinar el sistema Android con las consolas portátiles. La unión de estos dos mundos le ha llevado a ser una de las más populares dentro del universo gamer.

Android es un sistema operativo abierto con el que existen muchas posibilidades, y GPD ha demostrado que una de ellas es fabricar consolas multifacéticas con las que jugar durante horas a todo tipo de juegos y a todo tipo de consolas. Porque otra de las grandes ventajas de las consolas GPD es que está pensada para utilizar con emuladores y permitirte poder jugar a consolas retro y a consolas actuales. Todo con un mismo dispositivo.

GPD se caracteriza por ser una marca innovadora y atrevida. Además de tener una gran garantía de calidad en sus productos. Esta ha sido la fórmula perfecta para crear tantos fanáticos de la compañía. La empresa lleva mucho tiempo vendiendo dispositivos portátiles que están relacionados con los videojuegos y con el sistema operativo de Google.

Por eso, cuando GPD decidió acercase al sistema Microsoft volvió a centrar la atención de todos los gamers. Empezó con la GPD Win, a la que decidió ponerle como sistema el Windows 10 y convertirla en mitad ordenador mitad consola. Demostrando de nuevo que la unión de elementos pueden crear un dispositivo completo y diferenciado del resto del mercado.

El éxito le llevo a especializarse en otro modelo que se alejara del mundo de las consolas y se especializara más en un ordenador pequeño, con la capacidad de uno grande, para utilizar en tu día a día. De esta manera, GPD sigue innovando  e intentando crear nuevos dispositivos de calidad y diferentes a los que estamos acostumbrados.